ALADI. Prensa
Inicio -> Prensa -> Comunicados de Prensa
La ALADI, el mayor grupo latinoamericano de integración, cumple 20 años

08/07/2000

El 12 de agosto se conmemorará el vigésimo aniversario de la suscripción del Tratado de Montevideo 1980, que instituyó la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) como principal marco institucional y foro de la integración latinoamericana.

El TM 1980, que propició la creación del mayor grupo latinoamericano de integración y que sustituyó a la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC), fue rubricado por los gobiernos de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela. Hace exactamente 20 años estos 11 países decidieron reafirmar la voluntad política de fortalecer el proceso de integración y hacerlo más flexible con el propósito de establecer un mercado común latinoamericano.

Actualmente, la ALADI está integrada por 12 países, ya que el 26 de agosto de 1999, en un hecho histórico para la integración de América Latina, Cuba se incorporó formalmente como país miembro de la Asociación.

Desde su creación, la ALADI contó con seis Secretarios Generales. El actual titular del Organismo es el venezolano Juan Francisco Rojas Penso, quien permanecerá en el cargo hasta el año 2002, y el primero fue el paraguayo Julio César Schupp (1981-1984). Con posterioridad a Schupp, los Secretarios Generales del Organismo fueron el uruguayo Juan José Real (1984-1987), el argentino Norberto Bertaina (1987-1990), el colombiano Jorge Luis Ordóñez (1990-1993) y el brasileño Antonio Jose de Cerqueira Antunes (1993-1999).




El proceso de integración regional

La ALADI, que representa en conjunto 20 millones de kilómetros cuadrados y más de 442 millones de habitantes, supuso el inicio de una nueva etapa en los esfuerzos por la integración latinoamericana.

Con relación al Tratado de Montevideo de 1960, que estableció la ALALC, el TM 1980 introdujo profundos cambios en la concepción operativa del proceso y en las modalidades de acción e interrelación entre los países signatarios.

La filosofía que inspiró esta nueva etapa del proceso de integración se resumió en los principios de pluralismo, convergencia, flexibilidad, tratamientos preferenciales y multiplicidad.

Con la entrada en vigor del TM 1980, el deseo integracionista de los países encontró variados cauces para su materialización, teniendo en cuenta que se estableció un área de preferencias económicas que se desarrollan por medio de los tres mecanismos principales del Tratado: la preferencia arancelaria regional, los acuerdos de alcance regional y los acuerdos de alcance parcial.

La preferencia arancelaria regional se constituye en el instrumento multilateral por excelencia y está orientado a amparar la totalidad del intercambio comercial originario de los países miembros. Por su parte, los acuerdos de alcance regional son aquellos en los que participan todos los países miembros, en tanto que los de alcance parcial son los que suscriben algunos países miembros.

Los acuerdos de alcance parcial permiten a la ALADI evolucionar hacia el fin de un mercado común latinoamericano. En la última década se consolidaron en el ámbito de la ALADI agrupaciones subregionales con el fin de liberalizar el comercio y aumentar la cooperación económica. En 1991, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay suscribieron el Tratado de Asunción que creó el Mercosur.

En 1969 nació el Grupo Andino. En 1996, un protocolo modificatorio del Acuerdo de Cartagena gestó la Comunidad Andina (CAN) y estableció el Sistema Andino de Integración. Por su parte, Colombia, México y Venezuela pusieron en marcha un programa tripartito de liberalización comercial y cooperación económica.

La crisis económica que afectó de forma generalizada a la economía mundial en 1998 se profundizó en 1999 en América Latina en particular. La crisis incidió en el proceso de integración y, en forma acentuada, en el comercio intrarregional, así como en la dinámica de negociaciones al interior de la ALADI. Estas incidencias se tradujeron en una caída histórica del 20% del comercio intrarregional, equivalente en términos relativos a la ocurrida en 1981 y 1983, años en los cuales se verificó el mayor impacto de la crisis de la deuda sobre el comercio recíproco de los países de la Asociación. Esta caída fue generalizada, abarcando a todos los países y circuitos de comercio

Por otro lado, la crisis económica influyó también en la dinámica de las negociaciones al interior de la ALADI y se manifestó en los escasos avances registrados en las negociaciones a nivel regional y en la falta de concreción de nuevos acuerdos de libre comercio.

Sin embargo, se vislumbra una recuperación del comercio intrarregional y un fortalecimiento en la dinámica de la integración regional. En ese sentido, cabe destacar la reunión prevista para el 30 de agosto entre los presidentes de Venezuela y de Brasil con el objetivo de explorar fórmulas de integración entre la CAN y el Mercosur. Un eventual acuerdo de integración entre ambas partes permitiría crear un mercado ampliado de aproximadamente 311 millones de personas, que abarcaría toda Sudamérica con excepción de Guyana, Surinam y Chile. La reunión se realizaría el día anterior a la Cumbre Sudamericana convocada por el Presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso, con el objetivo de reflexionar sobre el futuro económico y político de esta parte de la región.

El monto de las exportaciones realizadas en 1999 por los países de la ALADI hacia otras regiones del mundo registró un récord histórico desde que el 12 de agosto de 1980 se creó el organismo. En efecto, el año pasado las ventas realizadas por 11 países de la ALADI al resto del mundo alcanzaron 253.414 millones de dólares, lo que representa un aumento de 21,5% con respecto al monto totalizado en 1998, que fue de 208.646 millones de dólares. La participación porcentual y el valor de las exportaciones efectuadas en 1999 representan el registro más importante en los 20 años de la ALADI que, por otra parte, revirtió la caída sufrida en 1998 con respecto a 1997.

Teniendo en cuenta la evolución y perspectivas de la economía regional y la voluntad política puesta de manifiesto por los gobiernos de los países de la ALADI, están dadas las condiciones para retomar el dinamismo de las negociaciones entre los países de la Asociación para consolidar y profundizar el proceso de integración regional.

Es así que en el corazón de la ALADI, con sus jóvenes 20 años, late con fuerza el compromiso de alcanzar una mayor integración económica de Latinoamérica para asegurar un mejor nivel de vida de sus pueblos.